Xbox Series S – Comprarla en 2021

Xbox Series S es la última consola de Microsoft lanzada el 10 de noviembre del 2020. Fue una apuesta arriesgada por parte de Microsoft, pero parece estar encajando bien en la comunidad de jugadores. En este artículo repasaremos todos los aspectos y características de esta videoconsola de contenido digital (no tiene lector) de sobremesa y si merece la pena comprarla o no.

Lo primero es ver y valorar las especificaciones que nos ofrece Xbox Series S:

Especificaciones


CPUProcesador de 8 núcleos a 3,6 GHz personalizado con microarquitectura AMD Zen 2 y fotolitografía de 7 nm
GPUProcesador gráfico personalizado con 20 unidades de cálculo a 1,565 GHz, microarquitectura AMD RDNA 2 y 4 TFLOPS
MEMORIA RAM10 GB GDDR6 con bus de 128 bits
ANCHO DE BANDA DE LA MEMORIA8 GB a 224 GB/s y 2 GB a 56 GB/s
RENDIMIENTO DE ENTRADA / SALIDA2,4 GB/s (datos sin comprimir) y 4,8 GB/s (datos comprimidos)
ALMACENAMIENTO INTERNOUnidad SSD personalizada de 512 GB con interfaz NVMe
ALMACENAMIENTO EXPANDIBLETarjeta de expansión Seagate de 1 TB
Compatibilidad con disco duro externo por USB 3.1
RESOLUCIÓN1440p hasta 120 fps en algunos juegos
UNIDAD ÓPTICANo tiene lector
SONIDODolby Digital 5.1, DTS 5.1, Dolby TrueHD con Atmos y LPCM de hasta 7.1 canales
CONECTIVIDAD1 x HDMI 2.1, 3 x USB 3.1 Gen 1, 1 x Gigabit Ethernet y ranura para tarjetas de expansión Seagate de 1 TB
WIFIWiFi 802.11ac Conexión de radio de doble banda para accesorios
DIMENSIONES65 x 151 x 275 mm
PESO1,92 kg
PRECIO299 €

A pesar de tener buenas especificaciones, los puntos negativos a tener en cuenta serian que no tiene lector de juegos físicos y el almacenamiento que trae la consola (512 GB) que realmente se reducen en unos 362,1 GB que limita aún más el número de juegos que podemos tener instalados a la vez.

Si la comparamos con la Xbox Series X, hay varias diferencias importantes, aparte de ver cómo en Xbox Series S se ha prescindido por completo de un lector de blu-ray:

La GPU en Xbox Series S es de tan solo 4 Teraflops, con 20 CU (unidades de proceso) a 1,565 GHz con RDNA 2 personalizada, mientras que en Xbox Series X la cifra asciende hasta los 12 Teraflops, con 52 CU a 1,825 GHz con RDNA 2 personalizada. Para que nos hagamos una idea, Xbox One X tenía 6 Teraflops, con 40 CU a 1,172 GHz, sin embargo ese modelo estrenado a finales de 2017 no podía manejar juegos con trazado de rayos, cosa que Xbox Series S sí puede hacer.

Esto es posible sacrificando la resolución, puesto que Xbox Series S no ofrece 4K nativos, sino reescalados. Su resolución real se queda en 1440p, pero con una tasa de refresco en pantalla entre los 60 y 120 fps, dependiendo del videojuego.

Un punto muy bueno para las consolas de Microsoft es sin duda el combo formado por Xbox Game Pass Ultimate, con todos los juegos de Xbox Game Studios desde el primer día, el fichaje de third-parties como Bethesda o la suma de la biblioteca de EA Play.

Opinión y valoración final


Estoy sorprendido con esta apuesta arriesgada por parte de Microsoft con esta videoconsola, es cierto que es una consola de nueva generación pequeña, pero no te engañes, ya que es una máquina, donde la clave radica en su precio altamente competitivo sin por ello renegar de varias de las prestaciones next-gen, como 120 fps en algunos juegos y con ray-tracing. Todo dependerá de los gustos de cada uno y lo que esté buscando, pero yo estoy muy contento con mi Xbox Series S.

Un punto muy positivo es que la puedes exprimir al máximo y sacar un buen partido de lo que cuesta la consola, ya que la puedes convertir en una máquina emuladora muy buena con su potencia e instalar un montón de emuladores como: jugar a PS2, PSP, Wii, GameCube, N64 y mucho más, así que juntamente con el Game Pass hacen una bomba para jugar sin parar. Si quieres ver como instalarle emuladores (RetroArch) lo puedes ver en este post.

Si quieres comprar la consola te dejo un link a través de Amazon o también desde aquí.